INSTAGRAM

EL CAMARIN + YANINA SOLNICKI + VANIDADES




Tuvimos el placer de entrevistar a Yanina Solnicki, creadora de “EL CAMARIN”, nos contó sobre sus comienzos hasta el día de hoy, que cuenta con dos tiendas establecidas, una en Punta del Este y otra en Galería Promenade en Av. Alvear 1883. 

Yanina al igual que su madre es recibida de la facultad de medicina, me pareció muy interesante su historia de vida, porque encuentro muchos puntos de similitud con la mía. En sus comienzos, le parecía divertido llevar ambo y estudiar, ya que para ella fue demostrar que no era tonta y podía mucho más, pero su pasión siempre estuvo presente y su camino marcado. Desde pequeña miraba revistas como VOGUE y soñaba con estar en los camerinos de las estrellas. 
Al ver que la medicina no era lo suyo, porque al hacer las guardias en los hospitales, siempre terminaba descompuesta al ver sangre de los pacientes, se abrió y siguió su instinto. Yanina puso junto a una amiga una feria americana, donde la gente llamaba por teléfono y compraba. Los vestidos  se vendían solos, eso le resultaba muy divertido, y además ganaba dinero. 
Hasta que llego un verano en que su madre abrió una tienda de joyas en Punta del Este. Después de meditarlo, le propuso a su familia construir todo un primer piso, donde ella pudiera exponer sus “tesoros”. “Al principio me recorrí todo San Telmo, era muy divertido porque me iban pasando el dato de dónde comprar las diferentes cosas”, la decoración fue fiel a su estilo “ponía tacitas y libros”. Me preparé para ese verano, arregle los vestidos, los lave y planche. Cuando llego el momento estaba de vacaciones junto a su amiga Juliana Awada (actual esposa de Mauricio Macri, y madre de la compañera de colegio de su hija), colgaron todas las prendas. “Se vendió todo. Fue increíble. Venían los diseñadores y pedían verme, yo me escondía en el baño de la vergüenza, porque no soy diseñadora”. Así concluido el verano, Yanina  volvió a Buenos Aires. Su próxima aspiración era descansar en invierno y volver recargada para el próximo verano, pero un día caminando por la galería Promenade, encontró un pequeño local al fondo, muy escondido y pensó “ es perfecto!, a las personas que les gusta lo vintage, les resulta fascinante, al igual que a mí, el hecho de encontrar en lugares insólitos estas prendas, ya que son como tesoros”.  Al momento de pensar el nombre de su marca, solo recordó sus sueños y anhelos, EL CAMARIN, no había otra opción. 
Después de muchos años de carrera, casarse y ser madre, Yanina volvió a realizar viajes al exterior, en busca de esas cosas que hacen únicas a EL CAMARIN, “siento que son elementos que pertenecían a vidas pasadas, que están ahí para que los encuentre”, es insólito, encuentra materiales nobles, con mucha historia, como decía en un comienzo, su destino estaba marcado. 
“tuve suerte de vestir siempre a famosas, en  momentos cumbres de su carrera”,  sucedió en los premios clarín, hace unos años atrás con Carla Peterson y Mariana Fabbiani, “al otro día de los premios, prendí la tele y estaba Mariana describiendo su  vestimenta, cuando nombro a EL CAMARIN, salte de la silla, no lo podía creer que estuviera mi marca en la televisión” , otro momento que marco su carrera, fue vestir a Juliana Awada para su casamiento “ es el día de hoy que me llaman para pedir la pollera de Juliana. Recuerdo que estaba en uno de mis desfiles y vino juliana y me dijo, en una semana me caso, me prestas esa pollera?.  Le dije que si, obviamente y le arme un chalequito que hiciera juego. Jamás pensé que tendría tanto impacto”. Vistió a Elena Roger, y a casi todas las celebrities de nuestro país. “me gustaría mucho vestir a Paloma Herrera, porque amo el ballet, pero ella nunca está en el país, así que me resulta complicado concretar con ella” 
“Tuve ofrecimientos para llevar a EL CAMARIN a shoppings, pero no va conmigo. Los procesos de producción y los tiempo no son los mismos, al no saber coser siempre dependo de otras personas, por eso hacer una prenda puede llevar semanas o meses” “siempre veo revistas, y tendencias como todos, pero a veces las cosas que quisiera hacer no se pueden”. Amante de los años 20, trata de salir un poco de su estructura “el vestido que lucio Carla  en los premios, era años 50, no es algo que me guste mucho, pero creo que cada uno tiene su estilo”. Para el último desfile, propuso un look más punk, “tenía unas pelucas que les di a las modelos, y fui a la Bond Street y compre tachas y cadenas, sumado a mis vestidos”. 
En lo personal creo que los vestidos de Yanina son increíbles, trasmiten mucha sensualidad y femineidad, “a veces las clientas no se animan, pero cuando se prueban las prendas, empiezan a sentirse más a gusto. Una cosa es verla colgada y otra puesta”, “a los hombres les gustan muchos mis prendas, por eso las mujeres se animan a usarlas”. 


Pueden conocer mas sobre EL CAMARIN en su Facebook.
xoxo.-

2 comentarios:

  1. que lindo post, pero me quedo una cosa...Juliana Awada se caso con un vestido prestado?? no lo podía comprar??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo eso. Yanina lo había usado ya en un desfile. Una semana antes... pero esa es la grandeza de la marca. ...

      Eliminar